Autoconociento Marca Personal
Cuando gritan las entrañas recuerda tus valores
Febrero 22, 2017
1
,

“Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos tenemos la impresión de que todo el universo está de acuerdo” Paulo Coelho en Once Minutos Ed.Planeta

Nos movemos como funámbulos en el frágil equilibrio entre el corazón y la razón. Nuestra vida es cosa de ideas y de tripas. Y dependiendo de lo que pese más en cada momento tomaremos unas decisiones u otras.

Lo que parece una cosa un tanto falaz, poco orientada a resultados, poco útil para encontrar trabajo o tener más ingresos puede resultar al final suficientemente importante como para desmovilizar o dar mayor impulso al trabajo de gestión de nuestra marca personal. Porque nuestras tripas pueden dejar un rastro tanto o más profundo que el cerebro.

Una marca personal potente necesita tener detrás a una persona equilibrada en sus actos en cualquier ámbito en el que se mueva, sea personal, familiar, social o laboral porque todo deja huella.

¿A quién hemos de hacer caso, al corazón o a la razón? La búsqueda del equilibrio en las realidades cotidianas nos hace vivir con fragilidad el debate  entre la razón y los sentimientos. Al final la cuestión es del mismo calado que el de la libertad personal, precisamente soy libre porque no hago lo que  simplemente quiero si no lo que decido.

Con mis sentimientos pasa algo similar, me tengo que guiar por mi corazón y tengo el límite en el dolor que pueda causar a los demás. Siempre repito el mismo estribillo de que somos seres sociales y como tales, debemos tener en cuenta con nuestros actos y decisiones el entorno en que nos movemos. Somos personas no depredadores. Somos una marca personal que debe ser respetuosa con el entorno emocional que nos rodea o nos convertiremos en elementos perturbadores de los equilibrios de las marcas personales con las que interactuamos.

Y no es cierto que el universo esté de acuerdo cuando nos enamoramos, cuando hacemos algo con pasión, cuando desarrollamos nuestro proyecto profesional. Ya basta con tomar el nombre del universo en vano para justificar nuestras misérrimas atrocidades, nuestro egoísmo y la falta de respeto hacia los demás que no es si no un reflejo del poco respeto que nos tenemos a nosotros mismos.

Los sentimientos, el hecho de haber escuchado el corazón y aparcado la mente hasta otra ocasión, no justifican necesariamente nuestros actos. Es posible que no seamos del todo responsables de los sentimientos que nos invaden como un torrente desbordado pero si que lo somos en cualquier caso de nuestros actos. Y todos los actos tienen consecuencias.

Es por esta razón que en el proceso de personal branding también trabajamos los valores, para que nos indiquen, y enciendan las señales de alarma correspondientes, el momento en que estamos dejando apartados del camino nuestros principios. Y cuando las tripas aprieten nos ayudarán a seguir fieles a los compromisos que hemos tomado en momentos de lucidez.

Una marca personal con valores escucha el corazón, valora los consejos de la razón y es fiel a sus principios.

5

About author

Jordi Collell

Soy Jordi Collell personal brander, socio de Soymimarca, profesor en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (Universitat Ramon Llull), economista, coach, marido, padre, colega y sobretodo un apasionado de las personas.

127618_original

¿Cuánto más enseñas más espacio tienes para tu privacidad?

“Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos ten...

Seguir leyento
artlimited_img24-01

La paradoja de la independencia dependiente

“Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos ten...

Seguir leyento
trampa del futuro

La trampa del futuro previsto

“Cuando conocemos a alguien y nos enamoramos ten...

Seguir leyento

There is 1 comment

  • Sonya Lanzas dice:

    Me ha encantado tu artículo Jordi. Estoy muy muy de acuerdo con lo que escribes. Además lo dices de una manera tan bonita que suena hasta poético 😀

    Sonya

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *