Marca Personal
El personal branding en la empresa: De la perdida de tiempo a la necesidad
Febrero 15, 2017
0

Para comunicarse de manera efectiva, debemos darnos cuenta que todos somos diferentes en la forma en que percibimos el mundo y usar este conocimiento como guía para nuestra comunicación con los demás”

Anthony Robbins

Invertimos mucho empeño en hablar del personal branding en la empresa  y en demostrar las virtudes que tiene para las organizaciones contar con empleados con una marca personal fuerte, criticamos a los dirigentes empresariales por no tener la visión suficiente para fortalecer la marca corporativa a través de la huella que dejan sus colaboradores y no somos conscientes de que ambas, marca corporativa y personal, van unidas desde sus orígenes.

Los orígenes de personal branding

Fue un treinta de agosto de mil novecientos noventa y siete cuando Tom Peters publicó en la revista  Fast Company el artículo “The brand called You” se estaba refiriendo a la toma de consciencia por parte de los empleados de que el futuro pasaba por la intraemprendeduría de modo que cada empleado obrara como un pequeño empresario en el interior de la organización, como el CEO de YO S.L.

Para Peters, el reto estaba del lado del empleado y el camino era cambiar la manera de ver la realidad pasando a hacer lo necesario para crear su propia marca y actuar en consecuencia.

Situación Actual

Estamos ante un cambio global de paradigma, de manera de ver el mundo, y no lo digo como una generalidad si no que me refiero al ámbito concreto de las relaciones entre los empleados y las empresas para las que trabajan.

Por un lado la crisis ha roto el concepto de que un trabajo tiene que ser para toda la vida a las órdenes de alguien. Cada vez se hace más necesario que los empleados se “ganen” la continuidad en la empresa aportando valor a través de los trabajos que sean necesarios. Ya no vale el “ tú me dices lo que tengo que hacer” si no que “yo te propongo que puedo hacerte mejorar en…” Si no hay aportación de valor, la continuidad se interrumpe.

Por otra parte, la credibilidad de las empresas cae en picado a tenor de lo que dice el último estudio de la consultora de relaciones públicas EDELMAN. La credibilidad de los CEO y de los Comités de Dirección está viviendo sus momentos históricos más bajos mientras que los los expertos y las personas corrientes ocupan los lugares más elevados en el ranking. ¿Y qué son los empleados si no personas corrientes?

Y si es así ¿quién mejor que los empleados para ser los primeros prescriptores de la empresa?

Por tanto estamos en una situación en la que la corriente de intereses entre empleados y empresas converge en procurar que las marcas se den apoyo.

La paradoja de la marca personal

A pesar de estas constataciones no es habitual que las empresas apoyen a sus empleados para que por una parte gestionen su marca personal y por otra incluyan a la propia empresa en su mensaje. ¿Por qué?

Posiblemente porque desde la empresa no se visualicen los beneficios de contar con el apoyo de empleados con una marca personal fuerte y en algunos casos se materializa el temor de que si los colaboradores son conocidos por sus habilidades profesionales fuera de la compañía pueden ser atraídos por los competidores a cambio de un salario más elevado.

Qué ofrece el personal branding a las empresa

  • Generar confianza. Si las personas corrientes son las más creíbles, y los empleados son personas corrientes, que estos sean los embajadores de la compañía no puede más que mejorar la confianza hacia la misma.
  • Hacer frente a situaciones de crisis. Precisamente por su credibilidad, frente a una crisis la intervención de los empleados con una marca personal fuerte puede ser un instrumento poderoso de comunicación y una ayuda para superar la situación.
  • Alineación de valores y sentido. Cuando los empleados y la empresa comparten unos mismos valores y no rechinan las misiones y visiones individuales con la corporativa se produce un efecto de conexión amplifica su difusión en el mercado.
  • Retención de talento. Cuando se comparte sentido los lazos se fortalecen y con esto queda todo dicho porque el miedo a que los empleados escuchen cantos de sirena externos se minimiza.

De profesionales para profesionales

Un programa de personal branding en la empresa para convertir a los empleados en embajadores tiene que estar en manos de profesionales que por lo menos tengan dos requisitos imprescindibles:

  • Conocimiento del personal branding demostrable
  • Experiencia directiva

Amateurs, curiosos e impostores abstenerse.

0

About author

Jordi Collell

Soy Jordi Collell personal brander, socio de Soymimarca, profesor en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (Universitat Ramon Llull), economista, coach, marido, padre, colega y sobretodo un apasionado de las personas.

da5acee6f64fd91206c04cd2b3771eaf--umbrellas-parasols-black-white-photography

Pon tu marca personal en buenas manos

Para comunicarse de manera efectiva, debemos darno...

Seguir leyento
127618_original

¿Cuánto más enseñas más espacio tienes para tu privacidad?

Para comunicarse de manera efectiva, debemos darno...

Seguir leyento
artlimited_img24-01

La paradoja de la independencia dependiente

Para comunicarse de manera efectiva, debemos darno...

Seguir leyento

There are 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *