Autoconociento
El sueño es el rastro de tu huella
Marzo 1, 2017
0

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna? 

Jorge Luis Borges: El Sueño

Nuestro paso del optimismo al pesimismo tiene más que ver con el descanso que con un trastorno mental. Que me perdonen por la osadía los profesionales de la salud mental, pero mi  experiencia me confirma día tras día que tras un sueño reparador, lo malo se ve menos malo y los problemas son menos acuciantes que antes de haber dormido.

Cuando la vigilia se prolonga más allá de lo que mi cuerpo considera tolerable, la realidad se vuelve más sombría, aparecen sombras y fantasmas por doquier y me vuelvo más irascible e irreflexivo. Y lo peor es que mi mundo se tiñe de un color gris que se hace cada vez más insoportable.

El tiempo es un bien cada vez más escaso. Vaya tópico que me he marcado, pero lo cierto es que es verdad. Intentamos alargarlo  y alargarlo con la falaz intención de que cunda cuando la realidad nos demuestra que ni es comprimible ni es recuperable.

Mirar al mundo con optimismo está en función de lo que seamos capaces de descansar y cortar con la realidad, a menor descanso más pesimismo, más sinsentido y mayor aceleración.

Dormir es algo más que perder el sentido de la temporalidad , es también conexión con nuestro yo más profundo, con las otras realidades que nos envuelven y de las que no somos conscientes.

La huella que dejamos, la marca personal, depende de nuestra capacidad de cuidar nuestro cuerpo y, como no, nuestro sueño.

Si la cara es el espejo del alma una persona mal dormida tiene un alma retorcida, seria , desapacible y negativa.

Estar bien con uno mismo ayuda a conciliar el sueño de manera habitual mientras que la desubicación, la falta de perspectivas, la desesperanza, el desamor o simplemente el no tener información que se considere vital lo entorpecen y lo frustran.

El autoconocimiento tiene efectos hipnóticos ya que nos abre las puertas hacia nuestro interior, nos ayuda a dar respuesta a los interrogantes más profundos y nos ubica de manera abierta, crítica y activa en nuestro entorno.

Saber cual es nuestro foco nos ayuda a vivir situaciones contradictorias y a discernir sobre lo que es bueno o no para nosotros. De este modo momentos que de natural parecerían faltos de sentido o simplemente insoportables cobran su justa dimensión si somos capaces de situarlos en el lugar justo que les corresponde  para que, precisamente, no nos quiten un sueño que en otras circunstancia nos habrían quitado.

Yo he descubierto que lo que más me quita el sueño es irme a dormir enfadado conmigo mismo, con mis seres queridos o con el mundo en general. Hacer una pausa e intentar ver el por qué de los enfados suaviza generalmente la situación y rebaja el tono de nerviosismo y al final me permite  dormir. Pero, de todos modos, alguna noche de vela llevo en mis espaldas, que no siempre es evidente ni fácil cambiar el signo de mis estados de ánimo.

Y una noche de insomnio tampoco hace que se hunda el mundo, ni mi mundo porque al final acaba llegando la calma y cuando normalizas la situación la sensación de felicidad y plenitud es doble. Y la verdad es que siempre las cosas vuelven a su estado de normalidad.

Felices sueños.

0

About author

Jordi Collell

Soy Jordi Collell personal brander, socio de Soymimarca, profesor en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (Universitat Ramon Llull), economista, coach, marido, padre, colega y sobretodo un apasionado de las personas.

da5acee6f64fd91206c04cd2b3771eaf--umbrellas-parasols-black-white-photography

Pon tu marca personal en buenas manos

Si el sueño fuera (como dicen) una tregua, un pur...

Seguir leyento
127618_original

¿Cuánto más enseñas más espacio tienes para tu privacidad?

Si el sueño fuera (como dicen) una tregua, un pur...

Seguir leyento
trampa del futuro

La trampa del futuro previsto

Si el sueño fuera (como dicen) una tregua, un pur...

Seguir leyento

There are 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *