Marca Personal
La paradoja de la independencia dependiente
Abril 26, 2017
0

Cuéntame cómo vives.
Ven a mí, cara a cara;
dime tus mentiras (las mías son peores),
tus resentimientos (yo también los padezco),
y ese estúpido orgullo (puedo comprenderte)
.

Gabriel Celaya: Cuéntame como vives

Mira la imagen. Un grupo de personas con sombrero que miran al frente buscando algo, levantan ligeramente la cabeza para mejorar el ángulo de visión y evitar que el vecino de delante les moleste. Es indiferente lo que quieran encontrar. El cielo está sombrío los nubarrones amenazan tormenta y todo hace suponer que la multitud impávida se dará un remojón.

Uno solo está orientado al revés del resto, les da la espalda, lo tenemos frente a nosotros pero no nos mira, mira su interior, se abre el pecho con las manos encrespadas que reflejan la emoción de haber descubierto algo importante: su persona, los engranajes que la mueven y su manera de funcionar.

Es una metáfora de la vida. Tenemos tendencia de buscar en el exterior la causa de todos los males y las posibilidades de superarlos cuando, en realidad, tanto lo uno como lo otro está, ni más ni menos ,en nuestro interior.

La multitud de la foto es dependiente, cada individuo depende de los demás para encontrar su papel en el mundo, para sentirse realizado, para valorar lo que está bien y lo que está mal y para definir  a los responsables de lo que le pasa sea positivo o negativo. En algún momento de nuestra vida todos somos dependientes de las personas que nos rodean y en algunos aspecto lo seguiremos siendo durante toda nuestra vida. Ten siempre presente que si tu personalidad tiene sentido es porque existe la alteridad, la presencia  de los demás sin los cuales serías un ente aislado, eres persona porque hay otras personas a tu alrededor y tu huella tiene interés en función de que otros puedan verla y reconocerla.

Stephen Covey nos habló del continnum de la madurez. Nacemos absolutamente dependientes, tanto que antes de que nosotros tomemos consciencia de nuestra identidad los que nos rodean y nos cuidan, alimentan, educan y aman ya lo han hecho. Hay personas que se mueven permanentemente en esta fase poniendo su vida en manos ajenas para que decidan por ellas, es un intercambio desigual de seguridad por responsabilidad que lleva a una vida cómoda pero dependiente y poco plena. Al final no queda claro quien vive la vida si el supuesto protagonista o los que toma las decisiones. La primera fase es pues la de la dependencia del paradigma del tu.

Llega un día en que descubres que tú puedes tomar decisiones, hacer cualquier cosa que te te propongas y asumes los riesgos que esto supone, te conviertes en responsable de tus actos. Te das cuenta de que eres independiente, que ya no necesitas a nadie para vivir, que quieres ser feliz y para ello. Es un momento de mayor madurez, de mayor libertad y creatividad, tu vida está en tus manos para lo bueno y lo malo y esto forja tu carácter, tu manera de ser genuina, personal e intransferible. Para ser independiente necesitas conocer el funcionamiento de tu maquinaria interior, conocerte bien y saber lo que quieres o dicho de otro modo tener un proyecto propio. La segunda fase es, pues, la de la independencia o del paradigma del yo.

Pero sigues siendo un ser social y a pesar de ser independiente, necesitas a los demás. Te das cuenta que trabajando en equipo consigues resultados superiores que haciéndolo solo en todos los ámbitos de tu vida. Aunque seas emocionalmente independiente, necesitas ser amada y amar, aunque seas absolutamente capaz de pensar por tu cuenta las ideas de los demás te enriquecen y viceversa. La tercera fase es la de la interdependencia o del paradigma del nosotros.

Para llegar al punto álgido de este continuum de la madurez y trabajar en colaboración con los demás es necesario que seas independiente para poder elegir trabajar y vivir con los demás. La interdependencia es una elección.

La gestión de tu marca personal tiene mucho que ver con tu decisión de interdependencia porque sin los demás no hay marca, no lo olvides.

3

About author

Jordi Collell

Soy Jordi Collell personal brander, socio de Soymimarca, profesor en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (Universitat Ramon Llull), economista, coach, marido, padre, colega y sobretodo un apasionado de las personas.

da5acee6f64fd91206c04cd2b3771eaf--umbrellas-parasols-black-white-photography

Pon tu marca personal en buenas manos

Cuéntame cómo vives. Ven a mí, cara a cara; dim...

Seguir leyento
127618_original

¿Cuánto más enseñas más espacio tienes para tu privacidad?

Cuéntame cómo vives. Ven a mí, cara a cara; dim...

Seguir leyento
trampa del futuro

La trampa del futuro previsto

Cuéntame cómo vives. Ven a mí, cara a cara; dim...

Seguir leyento

There are 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *